Adiós, rios; adiós…. – Rosalia de Castro

rosalia-de-castro.jpgHablar de Rosalía de Castro es hablar en todo momento de Galicia. Cualquiera que conozca el paisaje gallego comprenderá por qué marca con tanta fuerza la obra de Rosalía. En general, el paisaje produce en Rosalía un sentimiento ambivalente que va entre la dulzura y la melancolía, y también en ocasiones se muestra amenazador y salvaje, sobretodo cuando describe el mar. Lord Byron y Espronceda elogiaron estas descripciones.  Rosalía se recrea en algunos elementos del paisaje:

EL CAMPO: DE LA LLANURA A LA MONTAÑA

Describe con gran precisión la llanura que rodea su casa de Padrón y contrapone la tranquilidad que se respira en este entorno con el bullicio de la ciudad de Santiago donde había vivido.

LOS ÁRBOLES

No hay experiencia más emocionante que adentrase en un bosque gallego por un sendero bordeado de gigantescos helechos. La riqueza y diversidad de sus árboles impresiona. Entre robles y castaños gigantescos discurren senderos misteriosos por los que los gallegos ven pasar frecuentemente toda suerte de fantasmagóricos personajes como la famosa Santa Compaña o las meigas.

Amancio Prada rinde homenage a Rosalia de Castro

Adiós, rios; adiós, fontes…”

Adios, ríos; adios, fontes;
adios, regatos pequenos;
adios, vista dos meus ollos:
non sei cando nos veremos. 
Miña terra, miña terra,
terra donde me eu criei,
hortiña que quero tanto,
figueiriñas que prantei, prados, ríos, arboredas,
pinares que move o vento,
paxariños piadores,
casiña do meu contento, muíño dos castañares,
noites craras de luar,
campaniñas trimbadoras
da igrexiña do lugar,amoriñas das silveiras
que eu lle daba ó meu amor,
camiñiños antre o millo,
¡adios, para sempre adios!

¡Adios groria! ¡Adios contento!
¡Deixo a casa onde nacín,
deixo a aldea que conozo
por un mundo que non vin!

Deixo amigos por estraños,
deixo a veiga polo mar,
deixo, en fin, canto ben quero…
¡Quen pudera non deixar!…

Mais son probe e, ¡mal pecado!,
a miña terra n’é miña,
que hastra lle dan de prestado
a beira por que camiña
ó que naceu desdichado.

Téñovos, pois, que deixar,
hortiña que tanto amei,
fogueiriña do meu lar,
arboriños que prantei,
fontiña do cabañar.

Adios, adios, que me vou,
herbiñas do camposanto,
donde meu pai se enterrou,
herbiñas que biquei tanto,
terriña que nos criou. Adios Virxe da Asunción,
branca como un serafín;
lévovos no corazón:
Pedídelle a Dios por min,
miña Virxe da Asunción. Xa se oien lonxe, moi lonxe,
as campanas do Pomar;
para min, ¡ai!, coitadiño,
nunca máis han de tocar. Xa se oien lonxe, máis lonxe
Cada balada é un dolor;
voume soio, sin arrimo…
Miña terra, ¡adios!, ¡adios!¡Adios tamén, queridiña!…
¡Adios por sempre quizais!…
Dígoche este adios chorando
desde a beiriña do mar.

Non me olvides, queridiña,
si morro de soidás…
tantas légoas mar adentro…
¡Miña casiña!, ¡meu lar!

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s