Facundo Cabral … la palabra se hizo cantor y habitó entre nosotros

“En el principio era el verbo y el verbo era Dios”. La palabra tiene un sentido original místico y cuando se honra la palabra se es fiel a uno mismo, es decir a él mismo. Ese sentido absoluto de la palabra como espíritu vivo de lo esencial, explica la vida de Jesús y también la de Facundo Cabralcabral.jpg2_

Ambos fueron la palabra viva, caminante. Nunca tuvo casa, ni auto, ni tarjeta de crédito. Recorrió 165 países. Él siempre fue un caminante y…¡oh!…”casualidad”, así se conocía a los primeros cristianos: “los del camino”.

Solo había un problema con Cabral, no se podía separar su palabra de su vida. Eran uno. (Jesús Hubert)

El caminante – Poema introductorio de “No soy de aquí ni soy de allá

El caminante
(Poema de Facundo Cabral) Cabral

Y el Señor dijo a Abraham:
abandona tu tierra natal
y la casa de tu padre,
y ve al país que yo te indicaré.
Haré de ti una gran nación,
te bendeciré
y por ti se bendecirán todos los pueblos de la tierra.
El Señor dijo a Abraham.

Esa bella y sabia orden,
fue la que convenció a mi corazón
a decidir que el mundo fuese mi casa.
El mismo mundo que puso
al alcance de mi espíritu
la canción que me refleja
como ningún espejo.

Soy un caminante de sales y maderas,
enamorado del polvo de los caminos.
Construyo mi casa día a día
y vuelvo a destruirla cuando el sol
me propone otros desvelos.

Solo, y sin querer ser nadie,
amparado y crecido por mi mente,
en busca de las luces misteriosas
donde los pasos son lentos y eternos,
y alguien sabe todo para decidir todo.

Trajino la nieve, las lluvias y los mares
y conozco el delirio de las plantas,
de las que aprendo los cantos
que canto para ti,
al detenerme nada más
que lo que duren esos versos
y la hoguera que el amor provoque.

Soy un caminante,
una espiga más,
un fruto en movimiento,
inquieto paisaje que vino a derribar
los muros que por temor,
levantó el cobarde.

Peregrino que predica lo mejor del Señor,
es decir, ¡todo!
La luz me muestra de espíritu entero
y el árbol y las aves me repiten.

Caminó los desiertos mi esperanza
y mi piel es el código del tiempo.
La poesía es mi álgebra y mi cábala
como le sucede a las estrellas,
porque yo también soy un astro
y lo sabe el que me ve
desde muy afuera
y desde muy adentro.

La muerte me acompaña paso a paso
para tomarme al fin
y recrear la vida.
Entonces,
camino hacia la nada.

Soy un caminante que
por irse siempre,
siempre regresa,
porque todo es circular
y eso el sol lo sabe como nadie.

El cielo y la serpiente son mi conciencia,
que es un sueño que en la vigilia libera mis huesos.

Aquí he llegado a esperar que estallen las flores
y los peces al lado tuyo,
mujer que me esperabas
sin que tú y yo lo supiéramos.

Advertisements

One comment on “Facundo Cabral … la palabra se hizo cantor y habitó entre nosotros

  1. Nuno, tenemos que felicitarte todos no sólo por la buena elección de tus poemas sino por la cantidad y profundidad de información que aportas siempre. Congratulation!!!

    Liked by 1 person

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s